“El deseo de hacer daño no es lo esencial, lo importantees tener dominio total sobre la otra persona, convertirla enobjeto indefenso de nuestra voluntad, convertirnos en dueñosabsolutos de esa persona, en su Dios, hacer con ella lo quequeramos. Humillarla y esclavizarla son medios para conseguirese fin, y el objetivo radical más importante es hacerla sufrirporque